APOLOGETICA Y DOCTRINA.


CUARTA PARTE.


13) UN MENSAJE DE ESPERANZA

Amigos todos:

 

Nuevamente entre ustedes con la entrega de la presente publicación, que nos acerca por estas fechas al inicio de la primavera en el hemisferio norte.

 

Con esta estación se engalana la naturaleza ofreciéndonos el obsequio de su mejor expresión, para que tanto las flores como los frutos y toda la policromía del reino vegetal, alegren nuestras vidas, alentados por el ejemplo de sus renovadas energías que año tras año, remontan el período invernal para sobreponerse por encima de los rigores que la existencia inevitablemente exige, y vale, ya para la especie humana, como boleto o requisito previo para alcanzar un triunfo perdurable, como el que se mantiene en la raíz del Ser, más allá de la simple permanencia circunstancial en la horizontalidad temporal.

 

Y es que no resulta nada fácil sobrevivir en el enmarañado mundo presente, donde pareciera cada vez más evidente el experimentarse la selección de las especies. Lo paradójico como lamentable es que no fueran precisamente los más aptos que sobresalgan, sino los más astutos y pervertidos, quienes para imponerse, arguyen contar con atributos morales y de aceptación generalizada, astucia que promueven en medio de  cotidianos escenarios de hostilidad, delincuencia, vicios y barbarie.

 

Dichas calamidades aberrantes, precisamente permanecen impertérritas e inconmovibles a consecuencia de las barreras oscurantistas, impuestas por quienes, vanidosos e impunes, alardean supremacías étnicas o doctrinales, mismas que por la evolución conductual que fuera previsible suponer y vivenciar en un mundo cada vez mejor informado, debieron haber sido abolidas mucho tiempo atrás, dando lugar a nuevas manifestaciones de armonía y justicia social, principios basados en la espiritualidad trascendente con el resurgir de una auténtica fraternidad universal.

 

No tiene cabida en una mente evolucionada admitir el fracaso, rendirse ante el pesimismo y menos aún dejarse arrastrar por el desbarajuste social que, sin embargo, campea en casi todos los campos y escenarios geográficos de esta atormentada Tierra; es gracias al mensaje y ejemplo de muchos seres superiores que han transitado aquí a través de los tiempos idos, incluso con el sacrificio de sus propias vidas, que se puede alentar la idea de que al fin, algún día, una nueva cultura plena de luz y amor sea establecida entre los hombres.

 

Voy a referirme ahora a dos hechos sintomáticos, entre tantos otros que ocurren a cada instante por estos sinuosos tiempos, constituyendo señales claras de que las cosas deben cambiar de rumbo, casi de modo inmediato y tangencial, para advertir que el largo túnel tenebroso en el cual se halla sumida la humanidad, pueda tener esperanzadoramente una salida hacia la Luz de un nuevo alborear.

 

1) Desde una semana atrás se está exhibiendo aquí en las pantallas cinematográficas y también a nivel mundial, con éxito taquillero y sus consiguientes ganancias multimillonarias, la versión de un afamado director respecto a la trama final de los sufridos tormentos inferidos con total saña y brutalidad a Jesucristo, el más puro de los

Seres llegado de los Cielos, siendo las escenas de tal Pasión y muerte tan crudas y de exagerada morbosidad cruel, que penetra ese insólito martirologio hasta lo más íntimo de la naturaleza humana, siendo difícil imaginar que alguien pueda, por tal causa, resistir el inevitable llanto o el acallado sollozo, toda vez que el dolor desgarrador que se presencia vividamente, sacude al alma con toda la implicancia del “mea culpa” individual que en el fondo llevamos todos.

 

2) En momentos que escribo estas líneas, persiste la noticia por todos los medios de difusión, respecto al devastador como sanguinario atentado por el cual ya llevan muertas dos centenas de personas, sin contar la voluminosa cifra de heridos graves que sobrepasa el millar, hecho terrífico ocurrido en Madrid dos días atrás, que ha provocado la total repulsa del mundo entero y el temor que se reasume globalmente por la inseguridad que desnudan tales espantosas como criminales modalidades de ignominiosas tendencias infernales.

 

Volviendo a lo que la primavera representa y a cuanto la naturaleza ejemplifica, como perenne mensaje de la vida, obra, pasión, muerte, resurrección y ascensión del adorable

Redentor, qué  bien resulta reconocer que después de un rudo invierno retoña la naturaleza con sus risueños encantos, y así podamos encarnar en cada uno de nosotros: la belleza, la juventud, el amor, el gozo supremo, la vida en abundancia, plena de energía, esplendor, esperanzas y realizaciones.

 

Dios quiera que podamos, como humanidad, dar el paso decisivo para salir de las sombras, venciendo los muros de  pesada carga que nos separan de la Luz.

 

¡Que en el interior de nuestros corazones reviva la estación de la verde esperanza y de una consciente realidad!

 

Dr. David Serrate Pérez
Director General y Editor

 


14) LAS RAZAS

Estimado Fráter L. C.:

 

Constituye para mí Ser una especial alegría atender cuanta consulta se me haga referente a la Doctrina Sagrada o sus liberadoras prácticas, y con gusto explico lo que mi experiencia sabe a fin de que se resuelva lo que atañe a tu reciente inquietud:

 

En primer lugar debo aclarar que existen en los infinitos universos razas cósmicas que por su diversidad de manifestación en la multidimensionalidad espacial, difieren en sus manifestaciones sustancialmente unas de otras, por lo cual habría primero que definirse a qué clase de razas específicamente te estás refiriendo, pues Atlantes y Lemures, así como Hiperbóreos o Arios, u otras ya olvidadas en la Tierra, se dan simultáneamente en diversidad de ocasiones.

 

También es bueno aclarar que se dan muchas rondas existenciales para cada experimento étnico que no concluye hasta que en diferentes ocasiones que varían entre sí por eones de tiempos, se llegan a manifestar de siete diferentes maneras cada una de las siete razas raíces del Universo.

 

Asimismo, con relación al año sideral me tendrías que confirmar si es que te refieres al que corresponde a nuestra simple constelación estelar que es de lo que generalmente se habla y que tiene una duración aproximada a los 26100 años de la cronología terrestre u otra ordenación de los periplos cósmicos que suelen ser de una extensión temporal increíblemente más prolongada que las que se dan en la Tierra, y otras que además son de escasa notoriedad para nuestra concepción temporal.

 

Estas cuestiones resultan algo complejas para cuando se las trata de interpretar con la simple razón desprovista de lógica superior, pero cuando interviene ésta en connivencia con el Ser Intimo, todos estos detalles de conceptualizaciones, resultan tan simples como respirar el oxígeno y hasta el mismo Prana.

 

Espero que con estos datos puedas auxiliarte para entender mejor la relatividad de toda aseveración, misma que para ser cabal y precisa debe ser claramente definida con relación a su especificidad, para evitar interpretaciones que siendo válidas de una manera que podrían llamarse tales para nuestras experiencias tridimensionales terrestres, serían distorsionantes y escasas de seriedad en tratándose de explicar otras variantes de planos existenciales.

Recibe un cordial abrazo fraterno:
AMOR Y SABIDURIA SEAN SIEMPRE CONTIGO:
V.M.K. A.Z.F. EL TAWA MANÚ

 


15) ANTE DESCOMEDIDOS COMENTARIOS

Descomedido tazarota:
    
Por lo que eres y representas, sin diplomacias falsas y con la autoridad de mi Ser, te respondo sin pergeñar iniquidades como las que estilas venenoso e inconsciente, pues de mi interior brotan luminosos antídotos para conjurar a las sierpes  abismales, que como tú, andan dispuestos a los pleitos  sin razones, pues más bien, deberías enfrentarte valeroso y de frente sosteniendo la Verdad majestuosa ante tanto sofisma barato de la amoralidad que se halla deambulando impune por doquier.
    
Qué pena que en lugar de refunfuñar como imberbe malcriado por la Obra que  generoso mi Ser ejecuta en bien de la Humanidad con hechos concretos y no simples teorías o intenciones vanas, arreciaras tu acometida contra los vicios y corrupciones que como plagas evidentes de la sociedad degenerada destruyen a nuestros semejantes, siendo muy pocos quienes en realidad nos oponemos tenazmente contra tal improperio en boga.

Pero en fin, qué bueno que por lo menos al fin respingaste después de tu soberbio como prolongado silencio, aun que sea con tu lluvia de andanadas satánicas (zatarain) que a las claras demuestra  tu origen demoníaco, actuando similarmente a los fariseos de antaño, pues al presumir humildad que desconoces por completo (Tus reacciones de yegua cerril lo demuestran sobradamente) te arrogas ignara e irresponsablemente el derecho a refutarme sin sentido, apoyado en deformaciones históricas que tu egoísmo exacerbado defiende obtusamente, sin por lo menos tomarte el tiempo  de auscultar con el juicio sereno o la meditación iluminadora que otorga la auténtica Iniciación, que permite presentar el disentimiento consciente ante un contendor cualquiera, mediante refutaciones irrebatibles, lejos del pataleo agónico y fanatizante que tú dormido esgrimes.
    
Qué pobreza la de tu pretendida cultura con la que buscas disfrazarte, pues tu baba vocinglera semeja a los desalmados mercaderes que se arrogaron la propiedad del Templo, para convertirlo - Después de condenar al Gran Inocente a los gritos agitadores de "crucifixia, crucifixia" - en el degenerado prostíbulo comercializador de indulgencias y proveedor aprovechado de santigüerías y baratijas inútiles, como llega a ocurrir con toda doctrina que se desvía del original fin redentor.
    
Cómo despabilas sin fundamentos - y claro – también carente de recursos idiomáticos, los que mi Ser sostiene con idoneidad real de manera regular y cotidiana sin recurrir a "mataburros" inexactos los cuales se hallan ya ausentes de la Ontología del Verbo, despotricando en desatinada actitud en contra de la Misión que generosamente cumple mi Naturaleza, misma que emana permanente, inédita  como espontanea Sabiduría que tú en tu ceguera dogmática te obstinas en desconocer, pasando por alto que no soy ningún avispado cancerbero de los que abunda en el devaluado gnosticismo, pero sí Soy honrado Discípulo de Samael, como otrora lo fuera él a la vez de Huiracocha, siempre provenientes  y participantes del mismo Principio Universal de la Luz.
    
Como tú ignoras ex profeso  el contenido de la Obra póstuma del Maestro Samael al que errado pretendes apologizar, te remito a que te deleites espiritualmente con su enseñanza, ya que "La Revolución de la Dialéctica" que sólo es para los pocos que verazmente transitamos el Sendero Krístico, refiere claras instrucciones para el rescate del Orto Purísimo que parlamos deleitosamente los Castizos verdaderos.
    
Para concluír, debo afirmarte categóricamente que la Enseñanza que  practico no proviene de las profundidades en las cuales te insumes inoficiosamente por el momento, por lo que invito a tu alma humana a rebelarse contra la temible legión egoica que cargas, y así puedas, libre ya de pre-conceptos erróneos,  disfrutar la Luz que mi Ser entrega desde los mismísimos Æones.

 

Siempre que así lo estimes conveniente, estoy a tu disposición para seguirte aclarando las Mieles de la Gnosis Real.

 

De mi Glorioso Real Ser a tu naturaleza que puja por llegar a Ser.

 

V.M.K. A.Z.F. EL TAWA MANÚ

 


16) CON EL DERECHO DE EXCUSA

Sr. R. P.

 

Ni me arrugo, ni me escapo y tampoco estoy bravo; y en cuanto a plantarse, hace ya mucho que dejé de gatear psicológicamente; por ello mismo ofrezco la experiencia y el saber de mi Glorioso Ser a cuantos paralíticos opten por tirar la silla aprisionante para empezar a caminar; a cuantos sordos quieran oír y a cuantos ciegos busquen ver. Y no teniendo nada para ocultar, menos para temer, nada me arredra, pues SOY EN VERDAD GUERRERO CELESTIAL; pero eso de que siga "arando en el mar" está bien para los bien intencionados idealistas, mientras que operando mi equilibrio interior que no es resultado de adopciones ni adaptaciones esporádicas, sino de verdaderas creaciones conscientes que genera mi Naturaleza Divinizada, mal que les pese a los dormidos, seguiré generosamente impartiendo las Luces de mi Realidad, con la salvedad de brindarla donde la quieran aceptar, o por lo menos que si la rechazan, tengan una verdadera razón superior, Y QUE ME LO DEMUESTREN, sin escabullirse o emitir sus cobardes dardos, cuando saben que ya les he dejado campo libre a su ignara insensatez.

 

Agradezco sin embargo la singular forma de apoyo vertida por quien, no pudiendo reconocer mi Maestría Kumarásica que no es ningún "cuento chino" como los de muchos "avispados" que pululan por ahí, por lo menos es considerado al tratarme en la especial condición de amigo, que para mí ya es una palabra y una acción de elevado contenido difícil de encontrar en este "perro mundo" salvaje y cruel. 

 

HE DICHO:

 

 

V.M.K. A.Z.F. EL TAWA MANÚ