Nuevas formas de gobierno a la Luz de la Poliética y del Ayllu

...Como quiera que se ha demostrado palpablemente las actuales condiciones de desparpajo en que se desenvuelve la pseudo política, debo afirmar que también simultáneamente alborea en beneficio de los pueblos que se lo merezcan, el renacimiento de la "Poliética", que constituirá una superior forma de gobierno, y más allá de democracias, dictaduras, burguesías, monarquías o todo aquello que haya llegado a su caducidad y perversión, aquella Ciencia implantará la justicia social sobre la faz de la tierra, al espíritu de las milenarias experiencias dadas en los Andes con las sabias como equitativas prácticas del Ayllu, mismas que permitieron el desenvolvimiento social más perfecto del cual se tenga registro en la historia de la humanidad, siempre colmada de toda clase de desigualdades e imposturas, siendo muy raras las honrosas excepciones que deban ser rescatadas como ejemplos de conducta política y gubernativa, tanto en lo moral como en el desempeño mismo, traducido éste en una alta capacidad puesta al servicio del bienestar ciudadano, como en el caso específico de Pericles en Grecia, que dio honras y gloria a la Hélade, a tal punto que hubo de calificarse el período en que a este preclaro Hombre le cupo gobernar, como el más trascendental, y por eso mismo nominado como el Siglo de Pericles o Era de Oro de la cultura y del progreso.

 

Siendo la Poliética trascendental Ciencia que encarna la más elevada moral, rescata en forma ecléctica, todo aquello de positivo que contienen las distintas doctrinas experimentadas a través de los tiempos, estableciendo su funcionalidad como un mecanismo de acción social plenamente participativo y eficazmente fiscalizador, puesto al servicio inclaudicable de los intereses de los ciudadanos, solucionando, con hechos tangibles y no mera fraseología insustancial de insincera prédica, los apremiantes requerimientos que tienen los habitantes de la Tierra al haber sido marginados por el imperio del materialismo reinante, que brinda preferencias odiosas en beneficio de pocos, y abandona a las grandes mayorías a miserable subsistencia...


...Es oportuno explicar que una auténtica estructura Poliética debe contar en su estrategia de acción inmediata con la solución real a la problemática de vivienda, salud, educación, empleo, así como brindar una eficiente y acelerada formación técnica media, entre otros requerimientos ineludibles al que tiene derecho todo ciudadano, pero es inevitable reafirmar que de nada valdría otorgarle a las gentes toda clase de bienestar y beneficios, si acaso aún desconocen las causales de la desgracia,

enfermedades y miseria, desdicha y dolor, amargura y penas, que cual pesada carga sobreviene en contra de todos aquellos que desoyen los Preceptos Divinos, pero sobre todo como consecuencia del malhadado vicio de la fornicación, el mismo que produce un radical divorcio del hombre con su Creador, siendo la causa de infinita desgracia tanto material y orgánica, como espiritual y psíquica.

 

Para salvar la situación referida, la Poliética brindará un eficaz aporte para el total esclarecimiento a nivel mundial de todo lo relativo a los intrincados procesos de la sexualidad, hoy descuidados tanto por las "religiones" como por los Estados, que prefieren hacer ojos ciegos ante este delicado problema que, sin solución, constituye el nudo gordiano debido al cual se encuentra esclavizada casi totalmente la humanidad terrestre.

 

Con la ciencia Poliética que también es un arte y filosofía del buen vivir, se implantará una estrategia de regeneración sexual, siendo naturalmente para beneficiar a quienes así lo quieran, ya que se entregará a disposición de la especie humana los misterios de la verticalidad ascendente, arrancando con los incentivos que conduzcan a provocar en el hombre el equilibrio de su naturaleza con el medio que le rodea, logrando todo lo demás por añadidura.

 

Algo importante que también se dará con la Poliética, es el desarrollo de una recreación y deportes sanos, altruistas, benéficos, para el cuerpo y para el Alma, ya que se pierde miserablemente el tiempo en actividades inescrupulosas y deficitarias de la calidad humana, pues los deportes que mayormente practica hoy en día la irracionalidad del animal intelectual, son de plena inspiración satánica, y se lo puede observar cuando las turbas enardecidas vibran negativamente, perdiendo ingentes cantidades de energía hidrogénica, por la estimulación de los bajos instintos que se desbordan ante la presentación de espectáculos tenebrosos y suicidas, energía que es utilizada inmediatamente por las fuerzas demoníacas para provocar toda clase de desmanes y atrocidades.

 

La ciencia Poliética que aquí se oferta sin mezquindades, es toda una revolución para lograr un cambio efectivo de conducta en la humanidad, toda vez que el arte de gobernar conlleva la ética de un obligado desempeño del poder para beneficiar a los mandantes, de quienes el mandatario es apenas un simple representante o administrador circunstancial, y cuando no sepa responder a la responsabilidad y confianza que se le ha encomendado, incumpliendo sus promesas electorales, corrompiendo la estructura administrativa, utilizando la incapacidad y el nepotismo en lugar de la eficiencia funcionaria, traicionando los elevados intereses de una comunidad a la que se representa, incurriendo en despropósitos que dañan la moral y la calidad humana, atropellando sus instituciones, acaparando los beneficios en favor exclusivo de sus conmilitones, desoyendo los clamores populares, abandonando las prioridades elementales para dar curso a las superficialidades, excesos burocráticos, turismo oficial innecesario, representaciones incongruentes, robos descarados, hipocresías y camuflajes, mentiras y engaños, etc., el pueblo como legítimo soberano del mando otorgado y por encontrarse defraudado debe exigir, como poderdante, la anulación del contrato sui géneris conferido en favor de esos perjuros, incapaces, corruptos e inmorales, engañado que ha sido el pueblo en su buena fe y esperanzas.

...Por ahora voy a concluir este título, diciendo que la Poliética es el arte de cumplir una representación gubernativa desarrollada con el más elevado sentido moral, restituyendo los verdaderos y supremos valores filosóficos respecto al ejercicio del poder, que va más allá de las monarquías, dictaduras, burguesías, democracias, y de todas aquellas formas conocidas de gobierno, absolutistas o representativas, que no han dado, al menos hasta ahora, los resultados satisfactorios que en la teoría se han propuesto idealmente.

 

La Poliética responde así al imperio del ejercicio de un poder emanado de sublime sabiduría y manifiesta moral, imprimiendo en los hechos concretos una sincera vocación de servicio a la colectividad, fruto de un verdadero sentido de justicia, solucionando de la mejor manera posible los requerimientos fundamentales de la sociedad que se representa, optimizando al máximo la utilización de los recursos disponibles, sean éstos naturales, tecnológicos o culturales, buscando siempre la relación armónica y equilibrada que se manifieste entre el individuo, la sociedad, su ambiente, su mística, sus costumbres, sus artes, y por medio de su entorno regenerado, con el cosmos infinito, tal como lo expone tan maravillosamente Waldo Trine en su inspirada obra "En armonía con el Infinito".


EXTRACTO DEL CAPÍTULO 7: 
EL ADVENIMIENTO DE THUNUPA, EL KRISTO ROJO DE ACUARIO

A.Z.F., V.M.K. EL TAWA MANÚ, DR. DAVID SERRATE PÉREZ.

 

 

EL APHU.

 

PAGINA PRINCIPAL.