APOSTOLES MISIONEROS


Los Doce Apóstoles son las Doce partes de nuestro propio Ser

Jesús el kristo y sus doce pescadores, Iniciaron una Edad que bien podía haber sido de Grandes Esplendores.  Jesús y sus doce APOSTOLES GNOSTICOS indicaron el camino preciso para la Edad de Piscis, el GNOSTICISMO, la Sabiduría del pescado.  Es lamentable que todos los Libros Sagrados de la SANTA GNOSIS hubieran sido quemados y que se hubiera olvidado el Sagrado símbolo del Pez.

 

El Pez es el Símbolo más Sagrado del Gnosticismo Cristiano Primitivo.  Es lástima que millares de estudiantes de Ocultismo hayan olvidado la Gnosis del Pescado.

 

La Edad de Piscis no ha debido haber sido un fracaso como realmente fue.  La Causa Causorum del fracaso pisciano se debió a ciertos Elementos Tenebrosos que traicionaron a la Gnosis y predicaron ciertas doctrinas Agnósticas o Anta - Gnósticas, subestimando el pez, desechando la Religión - Sabiduría y sumiendo a la Humanidad en el Materialismo.  El resultado del Cristianismo Agnóstico o Anta - Gnóstico fue la Dialéctica Materialista Marxista.  La reacción contra el Agnóstico fue el Materialismo repugnante, sin Dios y sin Ley.

 

Puede asegurarse que la Edad de Piscis fracasó por el Agnosticismo.  La traición a la Gnósis fue el crimen más grave de la Edad de Piscis.

 

Lástima que las Sagradas Escrituras de todas las Religiones hayan sido adulteradas.  Es de nuestro conocimiento que hasta el mismo Edda no dejó de alterar un poco el Pentateuco de Moisés, de la Biblia Hebraica.  Nosotros admiramos a los hombres y mujeres verdaderamente religiosos, pero lamentamos que no amen a su Religión con todo desinterés.

 

Las Santas Religiones, las Sublimes Sectas, Ordenes, Sociedades Espirituales, etc., merecen nuestro amor desinteresado.  Es muy raro encontrar en este mundo alguna persona que ame su Religión, su escuela, su Secta, etc., desinteresadamente.  Eso es lamentable.

 

Todos los Libros Sagrados del mundo son elaborados con la Sabiduría de los Siete Panes.  Inclinémonos ante la Santa Biblia, y hagamos una venia respetuosa a El Libro de los Muertos y al Zend Avesta, al Corán, al Bagavad Gita y a los Vedas.  Esos son libros Eternos.

 

El Génesis es un Libro de Alquimia.  Y si nosotros queremos Crear nuestro Universo interior, tenemos que hacer lo mismo que hizo Dios cuando creó el Universo.  Tenemos que hacer el Génesis en nosotros mismos.  El Caos del universo reside ahora mismo en nuestro Sistema Seminal; fecundando las Aguas de nuestro Caos, es decir el Semen, con el Fuego del Kundalini, para hacer surgir nuestro universo Interior y convertirnos en Dioses Inefables.  Esto se llama ALQUIMIA SEXUAL.

 

Veamos con entera claridad meridiana la Doctrina Hebraica de Judas Iscariote:  La Desintegración del Ego.  Judas Iscariote no es como muchos piensan, un Hombre que traicionó a su Maestro, no, Judas Iscariote hizo un papel enseñado por su Maestro y nada más.  El mismo Jesús de Nazaret lo preparó y Judas lo aprendió de memoria y lo representó a Conciencia,  públicamente.

 

La Doctrina de Judas significa la Eliminación de todos los Agregados Psicológicos, Muerte del Ego; por esa razón Judas se ahorca para indicar que el Ego debe reducirse a Cenizas. 

 

 Judas representó un papel y nada más.  Se preparó a conciencia para no contradecir en nada a las Sagradas Escrituras.  Lo ensayó varias veces antes de hacerlo públicamente, como un comediante que hace un papel y nada más.  Judas era y sigue siendo el discípulo más exaltado de Jesús de Nazaret.  Logró la CRISTIFICACION.

 

Judas se encuentra actualmente trabajando en los Mundos Infiernos con los demonios, para poder redimirlos y lograr uno que otro.  Cuando termine su Trabajo, se irá con Jesús al Absoluto, porque se lo tiene bien ganado.

 

El Ego solamente puede ser destruido, aniquilado en dos formas. Primero: Mediante el Trabajo Consciente en nosotros mismos y dentro de nosotros mismos aquí y ahora.

 

Segundo: En los Mundos Infiernos mediante la Involución Sumergida, pasando por espantosos sufrimientos.  Sólo así logra el Alma emanciparse del doloroso Tártarus.

 

Es interesantísimo saber que la Culebra siempre destruye al Ego, ya por la Vía Luminosa, a base de Trabajos Conscientes y Padecimientos Voluntarios o ya por la Vía Tenebrosa, en el Octavo Círculo de las Fatalidades.  Es maravilloso saber que el Ego siempre debe ser Disuelto, cueste lo que cueste, con nuestra Voluntad o contra nuestra Voluntad; y que la Serpiente, inevitablemente debe tragarnos, Victoriosos o Fracasados.

 

Quiero que todos se den cuenta que hay dos tipos de Alquimia, dos tipos de Muerte del Ego y dos tipos de Banquete que se da la Serpiente.  Vosotros podréis escoger el Camino.  Elegid, se os da el Conocimiento, estáis ante el dilema del Ser o del No Ser de la Filosofía.

En las Escuelas más venerables de la Sapiencia Esotérica y del Ocultismo existen muchos equivocados sinceros que de verdad quieren Autorealizarse, pero que no están dedicados a la Desintegración de sus abominables Interiores.  Afortunadamente Juan Bautista nos enseñó el Camino Secreto: Morir en Sí Mismos mediante la Decapitación Psicológica.

 

En todas las páginas Bíblicas existe un despliegue maravilloso de Alta Magia, Videncia, profecía, Prodigios, Transfiguraciones, Resurrección de Muertos, ya por Insuflación o por Imposición de manos o por la mirada fija sobre el nacimiento de la nariz, etc., etc., etc.

Abunda en la Biblia el Masaje, el Aceite Sagrado, Los Pases Magnéticos, la aplicación de un poco de saliva sobre la parte enferma, la Lectura del Pensamiento Ajeno, los Transportes, las Apariciones, las Palabras venidas del Cielo, etc., etc., etc., verdaderas maravillas de la Voluntad consciente liberada, emancipada, soberana.

 

Nadie podría llegar a la “Iluminación Real”, ni ejercer el Sacerdocio absoluto de la Voluntad Consciente, si previamente no hubiera muerto Radicalmente en sí mismo, aquí y ahora.

 

El Ego o Yo es el Satán de la Biblia, manojo de recuerdos, deseos, pasiones, odios, resentimientos, concupiscencias, adulterios, herencia de familia, razas, nación, etc., etc., etc.

 

La Erudición Libresca, la Pseudo - sapiencia, la Información completa sobre las Sagradas Escrituras, ya sean éstas de oriente o de occidente, del Norte o del Sur, el Pseudo - ocultismo, el Pseudo - esoterismo, la absoluta seguridad de estar bien documentados, el Sectarismo intransigente con pleno conocimiento, etc., de nada sirve porque en realidad solo existe en el fondo eso que ignoramos, creaciones del infierno, maldiciones, monstruosidades que se esconden tras la cara bonita, tras el rostro venerable, bajo el ropaje santísimo del líder sagrado, etc.

 

No hay duda alguna de que el Cristianismo Esotérico jamás dejó de adorar a la Divina Madre Kundalini; obviamente es Marah o mejor dijéramos Ram - io, María.

 

Lo que no especificaron las Religiones ortodoxas, por lo menos en lo que atañe al Círculo Exotérico o Público, es el aspecto de Isis en su forma Individual Humana.

 

 Ostensiblemente solo en secreto se enseñó a los Iniciados que esa Divina Madre existe individualmente dentro de cada Ser Humano.

 

Esta es la Vieja Doctrina que Cristo enseñó en secreto a sus 70 discípulos y por la cual fueron perseguidos los Santos de Jerusalem.  Esta es la Doctrina de los Grandes Príncipes de la Iglesia, ésta es la Doctrina de los Gnósticos, a la cual pertenecían los Altos Dignatarios de la IGLESIA CATOLICA GNOSTICA PRIMITIVA.  Este es el Antiguo Cristianismo que Pablo predicó en Roma cuando llegó cargado de cadenas.

 

Es ciertamente deplorable que la Santa Biblia Hebraica haya sido tan cruelmente mutilada, adulterada, deformada.

 

El Drama Cósmico nunca es exclusivamente histórico.  Ese Drama es de palpitante actualidad y el Cristo intimo debe vivirlo dentro de nosotros mismos, aquí y ahora.  El Drama Cósmico se procesa en los Cuatro Evangelios.

 

Los Cuatro Evangelios también indican los Cuatro Elementos:

 

Marcos simboliza el León (Elemento Fuego).

Lucas simboliza el Toro    (Elemento Tierra).

Mateo representa un Joven (Elemento Agua).

Juan representa el Aguila    (Elemento Aire).


Los Cuatro Evangelios exigen el Despertar, pero desgraciadamente no dicen cómo Despertar.  Las gentes duermen profundamente, pero creen que están despiertas; cuando alguien acepta que está dormido es señal clara de que ya empieza a despertar.

 

Es muy difícil mantenerse despierto de momento en momento, pero es indispensable.

 

Nuestro Libro Sagrado es la BIBLIA, pero nosotros queremos que todo el mundo pueda ver, oír, tocar y palpar todas las cosas de que habla la BIBLIA.  La Sagrada Biblia nos habla de milagros y prodigios y los Maestros de nuestra Santa iglesia Gnóstica hacen todos esos mismos milagros y prodigios.  Nosotros vamos con el Cristianismo Viejo.  Nosotros vamos con el Cristianismo que predicó San Pablo.

 

La Biblia original incluye las Obras de la Eneida, Odisea y Macabeos.  Ejemplares de dicha Biblia se encuentran en el Museo de Londres, en el Vaticano y en el Museo de Washington.

LA BIBLIA MODERNA ES UN CADAVER.

 

La Religión Católica tal como hoy la conocemos, ni siquiera se vislumbraba sobre los Siete Collados de la Roma augusta de los Césares, y los viejos Esenios solo conocían la Vieja Doctrina Cristiana, la Doctrina de los Mártires, aquella doctrina por la cual San Esteban

murió mártir.

 

Esta Santa Doctrina se conservaba en secreto dentro de los Misterios de Egipto, Troya, Roma, Cartago, Eleusis, etc.  Lo grande que hubo en el Cristo, fue haber publicado la Vieja Doctrina sobre las calzadas de Jerusalem.

 

Los Cuatro Evangelios insisten en la Necesidad de Despertar, pero las gentes no entienden.

Todo el Génesis está relacionado con la Gran Obra.  El Génesis y el Apocalipsis son Textos de Alquimia.   El Génesis es para vivirlo ahora mismo con nuestro Trabajo Intimo y lo mismo el Apocalipsis.  El Apocalipsis es el Libro de la Alquimia.

 

El primer día del Génesis corresponde al Trabajo en el Abismo y al Primer Sello del Apocalipsis.  El segundo día de Génesis corresponde al Trabajo con las Aguas, el Cuerpo Vital.  El Tercer día del Génesis, al Mental.  El Quinto día, al Causal.  El Sexto día del Génesis, corresponde al Sexto sello del Apocalipsis, al Búddhico o Intuicional.  Luego el Séptimo Sello de la Creación es el Día de Descanso.  El Trabajo se hace en Seis Días o Periodos de Tiempo, al Séptimo hay descanso, y al Octavo viene la Resurrección del Señor.  De manera que el Génesis y el Apocalipsis se complementan.

 

EL EXODO, capítulo XXIX, es pura y legítima Magia Negra.  En dicho capítulo, injustamente atribuido a Moisés, se describe minuciosamente la Ceremonia Ritual del Sacrificio del Ganado.

 

Moisés fue discípulo de un Gran Maestro de los Paraísos Jinas.  Moisés supo hallar a su Gurú en la Confluencia de los Dos Océanos.  Ese Gurú, después de instruir a Moisés, se sumergió dentro del Plano Astral.  Sin embargo ese Gurú tenía cuerpo de Carne y Hueso.  Era un Inmortal de las TIERRAS DE JINAS.

 

La Biblia nos habla maravillas sobre Moisés.  Según Filón, Moisés era un Iniciado en las tierras de los Faraones a orillas del Nilo.  Sacerdote de Osiris, primo del Faraón, educado entre las Columnas de Isis, La Madre Divina y de Osiris nuestro Padre que está en los Cielos, que está en secreto.

 

Moisés era descendiente del Patriarca Abraham, el Gran Mago Caldeo, y del muy venerable Isaac.  Moisés era un hombre que liberó el Poder Eléctrico de la Voluntad, posee el Don de los prodigios; esto lo saben los Divinos y los humanos.  Así está escrito.  Todo lo que las Sagradas Escrituras dicen sobre ese Caudillo Hebreo, es ciertamente extraordinario, portentoso.

 

Moisés transforma su Bastón en Serpiente, transforma una de sus manos en mano de leproso, luego le devuelve la vida.  La Prueba aquella del zarzal ardiente ha puesto en claro su Poder, la gente comprende, se arrodilla y se prosterna.

Moisés utiliza una Vara Mágica, emblema del poder Real, del poder sacerdotal del iniciado en los Grandes Misterios de la Vida y de la Muerte.  Ante el Faraón, Moisés cambia en sangre el agua del Nilo, los peces mueren, el Río Sagrado queda infectado, los egipcios no pueden beber de él, y las irrigaciones del Nilo derraman sangre por los campos.

 

Moisés hace más; logra que aparezcan millonadas de ranas desproporcionadas, gigantescas, monstruosas, que salen del río e invaden las casas.  Luego, bajo su gesto, indicador de una Voluntad libre y soberana, aquellas ranas horribles desaparecen.  Más como el Faraón no deja libre a los israelitas, Moisés obra nuevos prodigios: Cubre la Tierra de suciedad, suscita nubes de moscas asqueantes e inmundas que después se da el lujo de apartar.

 

Desencadena la espantosa peste, y todos los rebaños - excepto los de los judíos - mueren.

 

Cogiendo hollín del Horno, dicen las Sagradas Escrituras, lo tira al aire y cayendo sobre los egipcios les causa pústulas y úlceras.

 

Extendiendo su famoso Bastón Mágico, Moisés hace llover un granizo del cielo que en forma inclemente destruye y mata.  A continuación hace estallar el Rayo flamígero, retumba el trueno aterrador y llueve espantosamente, luego con un gesto devuelve la calma.

 

Sin embargo el Faraón continúa inflexible.  Moisés, con un golpe tremendo de su Vara Mágica, hace surgir como por encanto nubes de langostas, luego vienen tinieblas.  Otro golpe con la Vara y todo retorna al orden original.  Muy conocido es el final de todo aquel drama bíblico del Antiguo Testamento: interviene Jehová, hace morir a todos los primogénitos de los Egipcios y al Faraón no le queda más remedio que dejar marchar a los hebreos.

 

Posteriormente Moisés se sirve de su Vara Mágica para (hender) las aguas del Mar Rojo y atravesarlas a pie seco.  Cuando los guerreros egipcios se precipitan por allí persiguiendo a los israelitas, Moisés con un gesto, hace que las aguas se vuelvan a cerrar tragándose éstas a los perseguidores.

 

Incuestionablemente muchos pseudo - ocultistas al leer todo esto, quisieran hacer lo mismo, tener los mismos poderes de Moisés, sin embargo esto resulta algo más que imposible en tanto la Voluntad continúe embotellada entre todos y cada uno de esos “Yoes” que en los distintos trasfondos de nuestra Psiquis cargamos.

 

La Zarza Ardiente (Exodo III-2) y el Incendio del Sinaí a raíz del otorgamiento del Decálogo (Exodo XIX-8), son dos manifestaciones por las que Dios apareció a Moisés.  Bajo la figura de un ser de jaspe y sardónico de color de llama, sentado en un trono incandescente y fulgurante, San Juan describe al Dueño del Universo. (Apocalipsis IV- 3, 5).

El Drama Cósmico nunca es exclusivamente histórico.  Ese Drama es de palpitante actualidad y el Cristo Intimo debe vivirlo dentro de nosotros mismos, aquí y ahora.  El Drama Cósmico se procesa en los Cuatro Evangelios del Señor.

 

Obviamente las gentes inconscientes y dormidas solo quieren un Cristo histórico, Antropomórfico, de estatuas y dogmas inquebrantable, al cual puedan acomodar fácilmente todos sus Códigos de Moral torpe y rancia y todos sus prejuicios y condiciones.  Las gentes no pueden concebir jamás al Cristo Intimo en el corazón del Hombre; las multitudes solo adoran al Cristo Estatua, y eso es todo.

 

Los Doce Apóstoles son las Doce partes de nuestro propio Ser.

 

Pedro, dentro de cada ser humano, es el Hierofante del sexo, una de las partes de nuestro propio SER.  El Cristo Intimo instruye siempre a Pedro.  Pedro tiene las llaves del Reino, tiene poder para abrir o cerrar las puertas de los cielos en nosotros y dentro de nosotros.

Pedro, muriendo crucificado con la cruz invertida y la cabeza hacia abajo, nos está indicando la necesidad de bajar a la Novena Esfera, el Sexo para trabajar con el Fuego y el Agua.  Pedro, Patar, con sus tres Letras Radicales sabe muy bien que la Clave del arrepentimiento está en el sexo.  Las Tres Letras Radicales de Pedro Patar son las siguientes: “P - T - R”.

 

Hermanos de Pedro son las otras partes autónomas y Auto - Conscientes de nuestro propio Ser Individual.  Pedro debe negar al Cristo tres veces, escrito está: “Antes que el Gallo cante, me negarás Tres Veces”.  Estas son las Tres Purificaciones a base de Hierro y Fuego antes de la Resurrección del Cristo Intimo en nosotros.

 

La primera Calcinación corresponde a la Montaña de la Iniciación, la Segunda corresponde a la Montaña de la Resurrección y la Tercera corresponde a los últimos Ocho Años de la Gran obra.

 

Tres Veces debe descender Pedro al Abismo para trabajar entre las Tinieblas.  Hablar contra los Misterios del Sexo, implica atacar al Pedro Intimo.  El Salmo CXIX, citado por el Hierofante Pedro, corresponde a las funciones específicas de nuestro Pedro Intimo y de los Misterios del Sexo.  Pedro tiene las llaves del Reino.  Estas dos Llaves cruzadas son el Azufre y el Mercurio de los Sabios.

 

Juan el Bautista es el mismo Elías Reencarnado.  Juan, el Puro, el Verbo, reina en el Reino de la Luz.  I - E - O - U - A - N, Juan es la Palabra, el Ejército de la Voz, la Hueste colectiva de los Elohim creadores.  El Juan Bautista Histórico alegoriza al Juan Bautista Interior, de cada uno de nos.

 

Juan dentro de nosotros, es el Verbo, la Palabra, una parte autónoma y Auto - Consciente de nuestro propio SER.  El Juan Intimo está dentro de nosotros mismos, aquí y ahora.

 

Todo Iniciado debe encontrarse con esa parte de su SER que se llama Juan, el Bautista.  El encuentro con Juan se realiza siempre en el Edén.  Juan es el precursor, quien prepara el camino a nuestro Cristo Intimo.  Todos los Discípulos del Cristo intimo, residen dentro de nosotros mismos, son precisamente las diversas partes Autónomas y Auto - Conscientes de nuestro propio SER.

 

Los Doce Apóstoles, bajo la dirección del Cristo Intimo, se expresan a través del Iniciado cuando se está trabajando por la Humanidad doliente.  El Cristo Intimo dentro de las profundidades interiores del SER, puede y debe perfeccionar a los Doce y a los Siete, y a los Veinticuatro y a los Cuatro, etc., etc., etc

.

Incuestionablemente, la Perfección Absoluta de todas y de cada una de las partes aisladas del SER, solo es posible muriendo Radicalmente en sí mismos, aquí y ahora.  Existen diversos estados de “Auto-realización Intima”; algunos Iniciados han conseguido la Perfección de ciertas partes aisladas del SER, empero, todavía tienen que trabajar mucho hasta lograr la Absoluta perfección de todas las partes.  Cuando se logra la “Auto-realización Intima” de la parte más elevada del SER, se recibe por tal motivo el grado “ISHMESCH”.

 

Felipe el apóstol de Jesús, existe dentro de nosotros mismos, aquí y ahora.  Uno es el Felipe Histórico y otro el Felipe Intimo.  Felipe, dentro de cada Ser Humano, es una de las partes autoconscientes de nuestro propio SER.  Felipe debe enseñarle al Iniciado a viajar conscientemente fuera del cuerpo físico.  Felipe debe enseñarle prácticamente al Iniciado a meter el mismísimo cuerpo Físico dentro de las Dimensiones Superiores para viajar por entre el Hiperespacio.

 

Existe una Clave para invocar a Felipe: “Al cielito Felipe”, esa es la Clave.  Repítase tal frase millares de veces.  Adormézcase el místico, concentrado en Felipe.  Sumérjase el místico en Meditación invocando a Felipe, levántese de la cama cuando sienta que su cuerpo en estado de lasitud y avance invocando a Felipe.

 

Felipe asiste al invocador y le saca en Cuerpo Astral.  Tales invocadores suelen recibir múltiples beneficios.  Este tipo de invocaciones se realiza al entregarnos al sueño normal.

Felipe también puede llevar al invocador con Cuerpo Físico y en Estado de “Jinas”.  Si se quiere llevar el Cuerpo Físico, se le ruega el servicio a Felipe; si solo se quiere llevar el Astral, se le ruega el servicio a Felipe.  Se le habla a Felipe, se le suplica a Felipe.  Felipe posee poderes luminosos para entender; Felipe posee poderes luminosos para escribir.  Felipe escribe siempre las palabras del Cristo Intimo, Felipe es el escriba de todos los Discursos.

 

Tomás es esa parte del SER que se relaciona con el Sentido de la Comprensión Intima.  Tomás es, pues, Cognición, Comprensión e infinita paciencia.  Los Hermanos de Tomás son los Once y aún más, todas las partes autónomas y auto - conscientes del SER.

 

 Incuestionablemente todas las partes del Ser están obligadas a trabajar en la Auto-realización Intima del Ser.

 

El trabajo de Tomás es muy paciente, pues El está obligado a proveer eso que se llama Comprensión.  Cada parte del SER da su Solución al Arrepentimiento del Alma, más, solo Tomás da la última palabra.  Lo que Tomás sabe, lo ha recibido del Cristo Intimo.

 

Tomás, el Tomás particular de cada uno de nosotros, solo acepta al Instructor del Mundo, al Cristo intimo dentro de cada uno de nosotros.  El Tomás que existe dentro de cada uno de nosotros, deposita su Mente en manos del Cristo Intimo.  El Evangelio de Tomás es maravilloso.

 

Tomás es uno de los Doce dentro de nosotros mismos, una parte de nuestro propio SER.

 

Tomás, realmente no es Comprendido, se le desprecia y hasta se le condena por muchos.

 

Se le califica injustamente de Incrédulo y de Escéptico por el hecho de no aceptar nada que no venga directamente del Cristo Intimo.

 

Mateo, según la Ciencia, dice siempre cosas terriblemente Divinas.  Ciertamente, Mateo es el Apóstol de la Ciencia Pura.  El Evangelio de Mateo da todos los datos científicos para reconocer los Tiempos del Fin.  Lo importante para nosotros es nuestro propio Mateo, el Mateo Interior.  Incuestionablemente el Mateo es una de las Doce partes de Nuestro Ser individual.

 

La ciencia pura es conocida y enseñada por Mateo.  El Cristo Intimo enseña a Mateo.  La luz del Señor ilumina a Mateo.

 

Mateo, según la Ciencia, habla en su Evangelio Científicamente anunciando los Tiempos del Fin en los cuales estamos ahora.  Mateo, según la Ciencia, habla en Pistis Sophia.

 

Mateo es una de las partes Autónomas e Independientes de nuestro propio SER.  Esa parte que se entiende con la Ciencia Pura.

 

Ciencia Pura es Ciencia del SER, distíngase entre la Ciencia del Cristo y la del Anticristo.

 

La Ciencia materialista del Anticristo con todo su Podridero de Teorías y de utopismos absurdos, hipótesis y barbarismos de toda especie, es adorada por la Gran Ramera.

 

Felipe, Tomás y Mateo, Tres Apóstoles dentro de nosotros mismos, obedecen las órdenes del Primer Misterios y escriben los discursos del Cristo Intimo.  Las Tres Partes del SER:

 

Felipe, Tomás y Mateo, además de escribir todas las cosas que el Cristo dice y ve y hace, tienen también el Poder de Ver y Oír las Cosas del Señor.

 

Felipe, Tomás y Mateo son los Tres Testigos de las Cosas del Reino de los Cielos.  Felipe, Tomás y Mateo son realmente Tres partes de nuestro propio SER.  Obviamente, debemos buscar a los Tres Testigos dentro de nosotros mismos, aquí y ahora.  Realmente, los tres citados Apóstoles gozan dentro de nosotros mismos de eso que se llama Auto - independencia.

 

Cada una de las partes del SER debe llegar a la Perfección total, integral.  Andrés dentro de nosotros es esa parte autónoma y auto - consciente de nuestro propio SER que se ocupa de los Tres Factores de la Revolución de la Conciencia.

 

La Cruz de Andrés suele ser terriblemente dolorosa.  Los padecimientos del Iniciado Crucificado en la Cruz de Andrés son indecibles.  Sin lágrimas, arrepentimiento y Supremo Dolor, no es posible desintegrar los Agregados Psíquicos.  Ahora podremos comprender mejor los sufrimientos indecibles de nuestro Andrés Interior .  Sacrificio Supremo del Andrés Interior es urgente, inaplazable, impostergable.

 

La Cruz de San Andrés tiene la forma de equis (X), que es el jeroglífico extraordinario de las radiaciones luminosas y divergentes emanadas del Logos Solar.  En el Centro de la Cruz de San Andrés resplandece la Rosa, símbolo del Logos Solar.  La Cruz de San Andrés simboliza Iluminación, Revelación, después de pavorosos sacrificios.

 

La Cruz griega y la de San Andrés tienen en Ciencia Hermética el mismo significado; empero, cruz en equis (X) indica el Trabajo Completo en la Gran Obra.  Si resplandeciere la Rosa sobre la Cruz de San Andrés, la Obra habrá sido victoriosamente concluida.

 

Andrés y su Cruz es algo profundamente significativo.  La Cruz de San Andrés en la cual muriera crucificado, es alquimista.  Andrés y su doctrina es la lucha por desintegrar los Agregados Psíquicos, Andrés con su Cruz, debe cristalizar el Azufre y el Mercurio en la forma de los Cuerpos Existenciales Superiores del SER.  El Andrés Interior se perfecciona cuando los Cuerpos Existenciales Superiores del SER se han perfeccionado.

 

Andrés debe desintegrar Mercurio Seco y Azufre Arsenicado.

 

Andrés debe cristalizar Mercurio Filosofal Preparado.

 

Andrés sufre desintegrando Mercurio Seco.

 

Las torturas de San Andrés son suficientes para su Purificación.  Empero, no debemos olvidar a nuestro Andrés Individual, Interior.  Cada uno de nos tiene su Andrés.  Andrés debe perfeccionarse mediante Trabajos Conscientes y Padecimientos Voluntarios.  Cada una de las partes del SER debe llegar a la Perfección Total, Integral.

 

Andrés es una de las partes autónomas y auto - conscientes.  Andrés perfeccionado dentro de cada uno de nos, se integra con el Padre.  Recordemos que necesitamos perfeccionar a cada uno de los Doce dentro de cada uno de nosotros mismos, aquí y ahora.

 

El Número Perfecto dentro de cada uno de nosotros es la Suma Total de todas las partes autónomas y Auto Conscientes de nuestro propio SER individual.  Existen los Doce y los Veinticuatro y los Siete y los Cuatro, etc.  El SER es un Verdadero Ejército que debe perfeccionarse e integrarse.  No hemos citado todas las partes del SER porque se necesitarían volúmenes para hablar sobre ellos y su Trabajo.

 

Santiago en el interior de nuestro SER, es el Bendito Patrón de la Gran Obra.  Santiago es el Mercurio dentro de nosotros.  Es el Mercurio de la Filosofía secreta, el fundamento mismo de la Gran Obra.  Solo el Padre de todas las Luces, el Padre Intimo de cada uno de nos, puede iluminarnos con la Sabiduría a través de Santiago.

 

Quien estudie la Epístola Universal de Santiago, entenderá los principios de la Gran Obra.  El Padre de todas las Luces, a través de nuestro propio Santiago Interior, nos enseña los Misterios de la Gran Obra.  Es pues, Santiago una de las partes Autónomas y Auto - Conscientes de nuestro propio SER.

 

“Santiago - Mercurio” se encuentra íntimamente relacionado con la Ciencia Transmutatoria del Jesod - Mercurio.  El Libro Fundamental de la Gran Obra que Santiago lleva en sus manos es el Apocalipsis.  Incuestionablemente el Apocalipsis es el Libro de la Sabiduría que solo es comprensible para los Alquimistas.  Solo los Trabajadores de la Gran Obra pueden comprender el Apocalipsis.

 

En la Química Superior, esto es en la Alquimia se encuentra la Ciencia Secreta del Apocalipsis.  Santiago es otra parte Autónoma e Independiente de nuestro propio SER Individual.  Cada uno de nos tiene su propio Santiago.

 

Santiago es el Bendito Patrón de la Gran Obra.  A nosotros los Gnósticos nos interesa muy especialmente nuestro Santiago Interior.  El Bendito Patrón de la Gran Obra es nuestro Mercurio.  El Padre de todas las Luces nos enseña la Ciencia de la Gran Obra a través de Santiago.

 

¿Y qué diremos de Marcos, quien guardara con tanto amor los Misterios de la Unción Gnóstica?

 

¿Y qué de Pablo, con la Filosofía de los Gnósticos?  Hay un Pablo que nos muestra el Camino de la Sabiduría, de la Filosofía, de la Gnosis.

 

Lucas con su Evangelio Solar es Profeta y nos indica lo que ha de ser la vida en la Edad de Oro.

 

Analizando la vida de San Felipe, encontramos que este, sintiendo amor por lo Divinal cae al suelo y al levantarse toca con su mano un abultamiento torácico.  Se lo examina y descubre que se le ha formado un abultamiento sobre el corazón, siente que le consume el Fuego Sagrado del Espíritu Santo.  Después de muerto se descubre que la arteria que va del corazón a los pulmones tiene mayor grosor y sin embargo vivió hasta la ancianidad y pudo decir a que hora iba a desencarnar.  No hay duda de que tenía el Fuego Sagrado por la práctica del Maithuna en vidas anteriores.

 

Jesús el Gran Kabir fue crucificado entre dos ladrones, uno a su derecha y otro a su izquierda.  AGATO, el buen ladrón en nuestro interior se roba el Hidrógeno Sexual SI - 12 de los órganos creadores con el evidente propósito de cristalizar al Espíritu Santo, al Gran Consolador dentro de nosotros mismos, aquí y ahora.

 

CACO, el mal ladrón, escondido dentro de la tenebrosa cueva de la infraconsciencia humana, saquea alevoso el centro sexual del organismo para satisfacción de brutales pasiones.

 

Podemos y debemos sentar como corolario el siguiente postulado: AGATO Y CACO, crucificados en el Monte de las Calaveras, a derecha e izquierda del Gran Kabir, alegorizan enfáticamente al Tantrismo Blanco y al Tantrismo Negro; la Buena y la Mala Magia del Sexo.

 

LA BIBLIA desde el Génesis al Apocalipsis no es sino una serie de anales históricos de la Gran lucha entre los secuaces de Agato y Caco, la Magia Blanca y la Negra; los Adeptos del Sendero de la Derecha, los Profetas y los de la Izquierda los Levitas.

 

La Historia Cíclica de la Humanidad se abre en el Capítulo VI del Génesis con el relato del Diluvio Universal (La Sumersión del Continente Atlante), y concluye en el XX del Apocalipsis en las llamas ardientes del Juicio Final.

 

Moisés salvado de las aguas embravecidas de la vida, escribió el primero.  San Juan figura extraordinaria de la exaltación solar, cierra el Libro Sagrado con los Sellos del Fuego y del Azufre.

 

Sabemos hasta que punto la BIBLIA es superior a los otros libros.  Incuestionablemente, a pesar de ser la BIBLIA el libro eterno, inmutable, el Libro Cíclico por excelencia, en ninguno de sus versículos se ha dicho que el año 1999 sea precisamente el de la Gran Catástrofe.

 

Sin embargo, y a pesar de ignorarse todavía la fecha exacta de la pavorosa catástrofe que se avecina, pues solo el Padre conoce el día y la hora, sabemos por experiencia que “Los Tiempos del Fin ya llegaron y que estamos en ellos”.  Nuestra intención no es emprender aquí una refutación contra los partidarios de tal fecha; solo queremos decir que en la BIBLIA, a pesar de contener en sí misma la Revelación de toda la Historia Humana, más acá y más allá incluso de los propios anales de los pueblos, jamás se dijo que en el año 1999 perecería la Raza Aria (la presente humanidad).

 

Sin embargo, los eruditos en modo alguno pueden ignorar que en la BIBLIA está la narración “in extenso” del periplo que efectúa cada Gran Generación Cíclica.

 

 V.M. SAMAEL AUN WEOR

TOMADO DE UNA RECOPILACIÓN DE LAS OBRAS DEL V. M. SAMAEL AUN WEOR TITULADA "ESTUDIO SOBRE LA BIBLIA HEBRAICA.

 

APOSTOLES MISIONEROS.

 

N.O.U.S.